Spam: fluidas vías de acceso

Cuando uno abre su bandeja de correo se encuentra a menudo con emails que tienen poco de utilidad y mucho de factor enervante. En la mayoría de los casos se trata de publicidad, newsletters u otros correos dudosos con espacios publicitarios – ¿cuentan estos como spam? ¿cómo se define un correo como spam? ¿hay criterios fijos para ello?

Por lo general se puede decir que un correo spam es un correo no deseado. Aquí sin embargo se pueden hacer muchas apreciaciones. El clásico correo spam que sencillamente pretende enervar al receptor ha pasado de moda ya que estos no tienen utilidad alguna. Los correos spam actuales buscan más bien alguna finalidad económica. Algunos publicitan productos o servicios, otros por el contrario tienen contenidos insulsos. Estos emails son el medio para conseguir un objetivo e intentan por diferentes métodos que el destinatario abra el archivo adjunto – en parte amenazando incluso.

¿Por qué quieren los remitentes que se abra el archivo adjunto? El archivo adjunto contiene por lo general software malicioso el cual, dependiendo del tipo, tiene diferentes repercusiones. Es por ello que este tipo de correos spam son también llamados “correos maliciosos”. En la mayoría de los casos se copian datos personales o se encripta completamente el equipo para cuya desencriptación se solicitan rescates económicos. Los métodos son muy diversos. Si se quiere estar seguro de no ser víctima en algún momento de este tipo de criminalidad digital se aconseja el uso de filtros de spam, los cuales protegen contra emails maliciosos. Solo así se puede estar seguro de que solo llegan emails serios a nuestra bandeja de entrada.

Enjoy this blog? Please spread the word :)